Cómo estructurar una Url perfecta para SEO

publicado por AQP hosting y dominios el 17 Julio, 2017

estructurar una Url

Una Url es aquella que compone el dominio www.tuempresa.com y el código o nombre que aparece cuando navegas dentro del sitio en una página interna. Por ejemplo:

www.tuempresa.com/quienes-somos/

Obviamente este es una ejemplo sencillo que sirve para reconocer de lo que hablaremos a continuación.

La cuestión se muestra más compleja cuando tenemos páginas componentes en un blog o más aún cuando nuestra página no sólo es un sitio informativo sino es una tienda online con una sección tienda y otros además que una url es lo primero que ve Google.

Aquí 3 consejos para estructurar una Url de manera óptima que como emprendedor debes tomar en cuenta para que tu sitio web sea más fácil de indexar y sobre todo que sea correcto.

 

1. Construir una URL  sólida para el futuro

Quizás el mayor desafío que enfrentamos al definir una jerarquía de URLs en todo el sitio es asegurarnos de que seguirá ajustándose a nuestro propósito en los próximos años.

Es por esta razón que algunos sitios web terminan con retazos de subdominios y caminos conflictivos para llegar a productos similares. Esto es malo desde la perspectiva de un usuario, pero también envía señales confusas a Google sobre cómo categorizas tu oferta de productos.

Un ejemplo de esto sería:

Https://example.com/Instrumentos-Musicales/guitarras/guitarra-electrica

Https://example.com/guitarras

La primera URL fluye lógicamente del dominio a la categoría a la subcategoría del producto. La segunda URL va de un dominio a otro. Jerárquicamente, ambos productos deben sentarse al mismo nivel en el sitio y el primer ejemplo es mejor para el SEO y los usuarios.

Hay muchos casos de estos en la web. ¿Por qué?

Puede ser una simple falta de comunicación, con algún equipo de productos lanzando un nuevo artículo directamente en el sitio sin consultar a otras áreas. También puede ser una falta de planificación futura.

De cualquier manera, es esencial establecer una estructura de antemano entre todo el equipo autorizado de actualizar productos directamente en el sitio web.

2. Evita palabras y caracteres superfluos

Como regla general, asegúrate de que un usuario puede entender lo que tu página muestra en la URL. Eso significa que no es necesario incluir cada preposición o conjunción.

Las palabras como “y” o “el” son sólo distracciones y pueden ser eliminadas de la URL por completo. Así como los usuarios pueden entender lo que es un tema sin estas palabras cortas, Google obtendrá todo el significado que requiere también.

También debes evitar la repetición de palabras clave dentro de las URL. Añadir la misma palabra clave varias veces con la esperanza de aumentar tus posibilidades de clasificación, sólo dará lugar a una estructura tipo spam de URL.

Un ejemplo de esta repetición innecesaria sería:

Https://domain.com/ instrumentos-musicales / economicos-instrumentos-musicales / ibanez-instrumentos-musicales /guitarra-instrumentos-musicales -historia

Los dos primeros usos de la palabra clave principal tienen sentido, pero el tercero y el cuarto son excesivos.

Algunos puntos adicionales a tener en cuenta en este tema:

  • Etquetas canónicas:  Es sorprendentemente común, encontrar múltiples versiones de la misma URL, con una en minúsculas y las otras con mayúsculas. Utiliza etiquetas canónicas para marcar la URL en minúsculas como la versión preferida o, si es posible, usa redireccionamientos permanentes.
  • Hashes (#):  Estos pueden ser útiles para enviar usuarios a una sección específica de una página, pero restringe su uso en otras circunstancias si es posible.
  • Separador de palabras:  Utiliza guiones para separar las palabras dentro de tus cadenas de URL. Los subrayados servirán para unir dos palabras juntas, así que ten cuidado de usarlas.
  • Longitud de URL:  después de 512 píxeles, Google truncará una URL en las páginas de resultados de búsqueda. Una buena regla es mantener tus URLs tan cortas como puedas, sin perder el significado general.

3. El sitemap XML

Una vez que hayas hecho todo lo anterior, asegurate de que los motores de búsqueda sepan lo que está pasando con tu sitio web. Ahí es donde los sitemaps son muy útiles, en particular los sitemaps XML.

Un Sitemap XML no debe confundirse con el sitemap HTML. El primero es para los motores de búsqueda, mientras que el segundo está diseñado principalmente para usuarios humanos (aunque tiene otros usos que lo hablaremos en otros artículos).

Entonces, ¿qué es un Sitemap XML? En palabras claras, es una lista de las URL de tu sitio que se envía a los motores de búsqueda y tienen 2 propósitos:

  1. Ayuda a los motores de búsqueda a encontrar las páginas de tu sitio con más facilidad.
  2. Los motores de búsqueda pueden utilizar el mapa del sitio como una referencia al elegir URLs canónicas en tu sitio.

La selección de una URL (canónica) preferida se hace necesaria cuando los motores de búsqueda ven páginas duplicadas en tu sitio, como vimos anteriormente.

Por lo tanto, como no quieren páginas duplicadas en los resultados de búsqueda, los motores usan un algoritmo especial para identificar páginas duplicadas y seleccionar sólo una URL para representar al grupo en los resultados de búsqueda. Las otras páginas web sólo se filtran.

Uno de los criterios que los motores de búsqueda pueden usar para escoger una URL canónica para el grupo de páginas web, es si esta URL se menciona en el sitemap del sitio web.

Entonces, ¿qué páginas web debe incluirse en tu sitemap? Por razones puramente de SEO, se recomienda incluir sólo las páginas web que deseas mostrar en la búsqueda.

¿Cómo estructuras tus Url?


Escribe un comentario